Verrugas en los genitales: tipos y tratamientos

Publicado en por Juan Camilo

Las verrugas genitales o venéreas, también llamadas condilomas, son una enfermedad de transmisión sexual altamente contagiosa, provocada por más de 30 tipos del virus de Papiloma humano. Existen diversos tipos de verrugas genitales y así varía el tratamiento.

Tipos de verrugas genitales

Las verrugas venéreas se contraen mediante contacto sexual oral, anal o genital con una persona infectada y los síntomas aparecen aproximadamente entre 60 a 90 días después del contagio.

Según el sexo y la localización, hay diferentes tipos en cuanto a forma, tamaño y color:

En las mujeres, las lesiones pueden encontrarse en las paredes de la vagina o en el cuello uterino, siendo placas planas solo un poco más rosadas que la mucosa, lo que hace que puedan pasar desapercibidas en ocasiones.

Si se presentan en la vulva, entrada de la vagina o uretra o en el ano femeninos, se observarán lesiones de color rosado pálido, blandas, de aspecto acuminado o en 'coliflor' y de diversos tamaños.

En los hombres, las lesiones se encuentran en el ano y alrededores, el glande o dorso del pene, son de color rosado claro y la forma puede ser plana o en 'coliflor'. Es bastante común que estén presentes en la uretra, pero el diagnóstico sólo se hace por cistoscopia (endoscopia) por el urólogo.

Hombres y mujeres pueden presentar lesiones en la boca, lengua, faringe o laringe al practicar sexo oral con alguien infectado.

Es importante saber que las verrugas venéreas, por sí mismas, no duelen.

Tratamiento

Las verrugas genitales suelen desaparecer sin tratamiento, pero a veces lo requieren y si no se les trata a tiempo, pueden crecer bastante hasta requerir cirugía.

Según el tamaño y la localización, el tratamiento (siempre por el médico) variará:

  • Podofilina al 20%, en solución o crema, detiene la reproducción celular de las células infectadas. No puede usarse en embarazo.

  • Imiquimod, usualmente en crema, con efecto antiviral.

  • 5-fluoracilo, en crema, al igual que la podofilina detiene la proliferación celular y además elimina las células infectadas.

  • Ácido tricloroacético - ACT, solución al 85%, que se usa para cauterizar o quemar el tejido enfermo.

  • Criocirugía, para verrugas pequeñas, se usa el frío para quemar por congelación a la lesión y hacer que caiga.

  • Electrocauterización, es quemar con calor la lesión.

  • Excisión quirúrgica, para verrugas grandes que no responden a otros tratamientos. Usualmente elimina el problema de la superficie de la piel o la mucosa pero requiere aplicación de podofilina u otro medicamento para eliminar el virus.

Si las lesiones son en laringe o en uretra, se realizan con los mismos mecanismos pero mediante laringoscopia o cistoscopia, para visualizar bien la lesión.

El diagnóstico de las verrugas venéreas debe hacerlo el médico, así como el tratamiento específico para cada caso y el seguimiento periódico para vigilar la reaparición de lesiones.

Mano cerrada

Comentar este post