Tratamiento de la Hepatitis C

Publicado en por Juan Camilo

La hepatitis C es una enfermedad infecto-contagiosa causada por el virus de la hepatitis C (HCV) y que inflama las células hepáticas, generando una mala función de este órgano de manera crónica o aguda.

Generalidades

Se conoce también como hepatitis no A no B a la enfermedad generada por el virus C, que se contagia al tener contacto con la sangre de personas infectadas como en una transfusión sanguínea, un tatuajes, procedimientos odontológicos, de la madre al feto o por compartir jeringas. No es una enfermedad de transmisión sexual como la hepatitis B o el VIH/SIDA.

La hepatitis C es una infección en donde más del 20% de los casos se resuelve sin tratamiento luego de la fase aguda (3 a 6 meses). El resto, entran en una fase crónica en la que hay una fibrosis del hígado y puede durar hasta 30 años, tras la cual aparece una cirrosis. Menos del 5% de los pacientes con hepatitis C crónica pueden llegar a desarrollar un cáncer hepático.

Los principales síntomas de la infección por hepatitis C, depende de la fase en la que se encuentre el enfermo, pero en general debuta como una hepatitis aguda:

  • Cansancio constante

  • Prurito o picor por todo el cuerpo sin tener enfermedades en la piel

  • Pérdida de apetito

  • Diarrea, náuseas

  • Fiebre

  • Ictericia en algunas personas (color amarillento en la piel y mucosas)

  • Orina oscura (coluria)

  • Heces claras (acolia)

Tratamiento

El tratamiento de la hepatitis C, una vez diagnosticada por pruebas de sangre especiales para ello (serología y PCR), está encaminado a erradicar el virus, cosa que se consigue en un porcentaje entre el 50 al 80% al cabo de 6 meses.

El medicamento de primera línea de manejo es el interferón, una molécula del sistema inmune humano que interviene en la defensa contra los virus. Se usa por vía subcutánea y la creación de una nueva forma química del medicamento como el interferón pegilado, ha permitido que los pinchazos no sean 3 a 5 veces por semana sino una vez cada 7 días.

El principal efecto indeseable del uso de interferón es que genera síntomas de cuadro gripal y de con el uso crónico hay disminución de la masa muscular. Todos estos efectos revierten al suspender el tratamiento.

Otra alternativa son los medicamentos orales antivirales como la Ribavirina, que no es tan efectivo como el interferón y genera efectos como anemia por disminución en la producción de glóbulos rojos y teratogenicidad (deformidades físicas en fetos).

Nuevos antivirales orales que saldrán al mercado a finales de 2011, son Telaprevir y Boceprevir, que se plantean como tratamientos complementarios al interferón pegilado y así conseguir mayor tasa de eliminación del virus en sangre y prevención de las complicaciones crónicas (cirrosis y cáncer hepático).

A pesar de existir tratamientos con porcentajes aceptables de cura, lo más importante es prevenir el contagio no sólo por parte de las entidades sanitarias sino de manera personal, en lo que a cada uno compete.

ampouledoctor with injectionBag of Fake Blood

Etiquetado en Enfermedades

Comentar este post