¿Hay que tratar a los enfermos de Párkinson con carbidopa y levodopa?

Publicado en por Juan Camilo

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central que afecta una zona del cerebro llamada los ganglios de la base, que se encargan de la coordinación de las señales motoras. Es conocida también como parkinsonismo primario o idiopático.

Generalidades sobre el Parkinson

La enfermedad de Parkinson es más frecuente en hombres y a partir de los 55 años, aunque las formas familiares tienden a tener un comienzo más temprano (40 años).

Sus causas y patogenia (mecanismos moleculares y celulares que generan la enfermedad), permanecen desconocidos en su totalidad, aunque se ha encontrado que existe un daño celular por estrés oxidativo en una zona del sistema nervioso central llamada la sustancia negra compacta, que es encargada de producir dopamina.

La dopamina, un neurotransmisor (molécula de comunicación cerebral), es fundamental en el control y coordinación del movimiento. La falta de dopamina es la causante de la sintomatología principal:

Rigidez muscular

Lentitud en los movimientos

Marcha de pasos cortos (festinante)

Temblor de manos en reposo, como 'contando monedas'

Cara con poca expresividad

El 90% de los casos de Parkinson es esporádico y el otro 10% es familiar, es decir que hay una marcada asociación genética entre los enfermos de la misma familia, tendiendo a ser de peor pronóstico y de inicio temprano (40 años).

Tratamiento del Parkinson

No existe un tratamiento curativo pero si modificador del curso de la enfermedad que permite mejorar la calidad de vida y evitar la pérdida temprana de movilidad.

Como hay una disminución de dopamina, los tratamientos van encaminados a aumentar esta molécula de diferentes maneras. La primera línea de tratamiento, generalmente incluye la levodopa (L-dopa sintética) que asociada a carbidopa son bastante eficaces en el control de los síntomas.

Cuando se usa levodopa, debe asociarse carbidopa (comercialmente Sinemet o Sinemet plus 25/100), pues ésta última inhibe la metabolización y degradación rápida de la levodopa, permitiendo que permanezca más tiempo en la sangre y pase al cerebro para actuar.

Los principales efectos indeseables de este medicamento son (para conocerlos todos es recomendable leer el prospecto):

  • Aumento del temblor

  • Calambres musculares

  • Diarrea o estreñimiento, malestar gastrointestinal

  • Aumento de la salivación o boca seca

  • Pérdida del apetito

  • Visión borrosa

  • Dolor de cabeza

  • Aumento de la sudoración y sofocos

Un efecto indeseable importante y que presenta casi el total de los pacientes tratados con levodopa/carbidopa, es la pérdida de respuesta al medicamento al cabo de 3 a 8 años, apareciendo entonces fluctuaciones motoras: periodos de control y descontrol de los movimientos según el metabolismo del medicamento en el cuerpo.

Para evitar este inconveniente y no agotar la posibilidad del uso de este medicamento, se emplean otros tratamientos, en personas menores de 60 años y con afección leve a moderada, como las moléculas similares a la dopamina: carbegolina, bromocriptina, lisurida, pramipexol, ropinirol o apomorfina.

El tratamiento de la enfermedad de Parkinson es complejo y debe ser individualizado, por lo que es el médico especialista en neurología quien decide qué tipo de terapia realizar.

Press advert for Parkinson's Disease SocietyReceitas e medicamentos

Etiquetado en Remedios

Comentar este post