Fisura anal: causas y tratamientos más comunes

Publicado en por Juan Camilo

Una fisura anal es un pequeño desgarro, grieta o ruptura de la mucosa (tejido blando y húmedo) del ano. Es frecuentemente confundida con hemorroides (dilatación e inflamación de las venas en el ano o de la parte inferior del recto).

Causas y síntomas de la fisura anal

Los factores que producen una herida en el ano son principalmente alteraciones en el patrón de evacuación de las heces, es decir, el estreñimiento (heces duras, secas que lesionan la mucosa anal) y la diarrea (humedad constante produce maceración del tejido).

Otras causas pueden ser: sífilis, tuberculosis, enfermedades inflamatorias intestinales como la enfermedad de Crohn o incluso en el postparto.

Los síntomas se derivan de la sensación de tener una 'grieta en el ano':

  • Dolor intenso al paso de las heces, tipo punzada. Es el síntoma más común e importante.

  • Sangrado en la defecación (hematoquezia), que se observa como manchas de sangre roja intensa (no hemorragia ni sangre en el interior de las heces) en el exterior de las heces o en el papel higiénico.

  • Cicatriz en la parte media del ano que pareciera un pliegue que sobresale más que los otros.

Diagnóstico y tratamiento de la fisura anal

Si una persona con dolor anal o sangrado en las heces consulta al médico general, de familia o especialista digestivo, el principal diagnóstico se hace con la observación directa de la fisura al examen físico y un tacto rectal.

Si hay sospecha de alguna otra patología o una fisura anal crónica, se realiza una colonoscopia o rectosigmoidoscopia según el criterio médico.

La mayoría de las fisuras anales cicatrizan espontáneamente como cualquier herida en la piel u otra mucosa, pero cerca de un 40% pueden requerir un cuidado específico:

  • Mantener el área anal seca con talcos para bebés o fécula de maíz (una herida expuesta a humedad constante se demora en cicatrizar).

  • Adecuada higiene de la zona, preferiblemente con agua luego de cada deposición para evitar restos fecales y de papel higiénico.

  • Baños de asiento 2 a 3 veces al día para desinflamar (recibir el vapor de agua con sulfato de magnesia o sal por 3 a 5 minutos cada vez).

  • Control del estreñimiento como principal causa, con dieta rica en fibra y líquidos y el uso de ablandadores de materia fecal (aceite mineral es lo más inocuo pues no es laxante y lubrica las heces al paso por el ano).

  • Vasodilatadores locales para mejorar el flujo sanguíneo a la herida y mejorar la reparación del tejido (Nitroglicerina al 4% en crema o preparados tópicos con Nifedipino).

  • Cremas anestésicas locales mientras haya dolor en la defecación.

En fisuras crónicas, sintomáticas y rebeldes al tratamiento adecuado, se soluciona consiguiendo la relajación del anillo muscular anal por dos medios:la inyección de toxina botulínica (Botox) o a la cirugía.

Un adecuado control del hábito intestinal desde temprana edad (incluyendo bebés), con adecuada dieta que aporte líquidos y fibra, puede evitar la aparición de estas fisuras anales.

male anus | Source | Date | Author Lukkas2000 | Permission | other_veIMG_0726white pills

Etiquetado en Enfermedades

Comentar este post