Discapacidad auditiva: En qué consiste y cómo tratarla

Publicado en por Juan Camilo

La discapacidad auditiva, comúnmente conocida como sordera o hipoacusia, afecta mundialmente entre 1% a 3% de todos los niños, sin importar sexo o raza. Pero también es una afección de personas adultas y ancianas, siendo en España cerca de 900.000 personas*, quienes tienen algún tipo de discapacidad auditiva.

Qué es discapacidad auditiva

Una persona con discapacidad auditiva es aquella que no puede escuchar normalmente debido a algún tipo de anormalidad en el órgano de la audición: el oído. La discapacidad auditiva se conoce como sordera o cofosis, cuando existe ausencia total del sentido de la audición, o como hipoacusia, cuando la persona escucha sólo un poco y puede mejorar su nivel de audición con un audífono.

Como es sabido, la audición es el principal factor de estímulo y aprendizaje del lenguaje hablado, pues un niño cuando va creciendo, repite las palabras, sonidos y frases que escucha hasta expresarse de manera completa (lenguaje hablado y lenguaje gestual/corporal).

Si ocurre una alteración en el órgano de la audición, la adquisición del lenguaje será un problema para la comunicación con el medio exterior y por eso genera una discapacidad.

Tratamiento

Discapacidad no significa falta de solución. Aunque es una alteración que en la mayoría de los casos no es curable, si es posible realizar un manejo que permita disminuir el grado de discapacidad.

Una vez sospechada la sordera o hipoacusia por el paciente o su familiar, lo primero que debe hacer es acudir al médico especialista en otorrinolaringología, quien solicitará las pruebas audiológicas y de valoración del lenguaje necesarias para confirmar, descartar y clasificar la enfermedad según el grado de pérdida de la audición que se tenga y así plantear el mejor tratamiento.

Según el tipo y los grados de sordera (conductiva, sensorioneural o mixta), será el tipo de tratamiento:

  • Si es conductiva o mixta, se utilizarán audífonos para sordos, que amplifican el sonido y se usan dentro del oído externo o detrás de la oreja.
  • Si es sensorioneural, se estudiará si la persona discapacitada es candidata a una cirugía como el implante coclear (dispositivo electrónico que se pone en el oído interno).

Además de buscar una solución a la raíz del problema, debe darse una rehabilitación adecuada para que la persona con limitación auditiva pueda aprender y comunicarse, sin dejar de integrarse en la sociedad.

De este modo, existen diferentes enfoques para enseñar a hablar a un niño sordo (lectura de labios, multisensorial) y se le enseña también el lenguaje de signos.

En el caso de personas adultas que pierden la audición, la rehabilitación va encaminada al desarrollo de mecanismos de comunicación con el entorno, basados en los otros sentidos.

Información sobre agremiaciones de discapacitados auditivos y sus familias:

  • Cnse.es

  • Discapnet.es

  • Asocide.org

  • Fiapas.es

Un discapacitado auditivo es entonces, un niño o un adulto con todo el potencial para ser miembro activo de una sociedad moderna y por tanto siempre debe recibir un tratamiento y rehabilitación.

Sordera

Etiquetado en Enfermedades

Comentar este post